We Are

Škoda

Objetivo

Škoda lanzaba al mercado Superb, su modelo de coches de alta gama, con grandes prestaciones. El problema era que Škoda seguía siendo percibida como una marca de gama media, de diseño austero y escasas prestaciones. Un prejuicio que teníamos que romper. ¿Cómo? Convirtiendo la campaña en un experimento sociológico.

Tapamos la marca de nuestro coche y lanzamos una pregunta tan sencilla como impactante: ¿De qué marca es este coche?

Estábamos tan seguros de la calidad del vehículo, que le dimos a la gente la oportunidad de adivinar la marca del coche teniendo en cuenta el diseño, los materiales y las prestaciones, sin los prejuicios que implica conocer el logotipo.

La acción fue un éxito. Conseguimos sorprender a 11 mil personas, conseguimos hacerles cambiar de opinión con respecto a la marca. Además, la campaña tuvo un impacto medio de 6.500 interacciones en RRSS, el video-case consiguió 1 millón de visualizaciones y la publicación alcanzó a un total de más de 3 millones de usuarios.
Interior_1
Interior_2

Seguramente no te interesa saber que usamos cookies propias y que navegando nos estás permitiendo su uso. De hecho, sabemos que en vez de aceptar nuestra Política de Cookies, preferirías aceptar este tipo de cookies.